Manchas en los dientes de bebés y niños, ¿por qué aparecen?

Las manchas en los dientes de leche pueden deberse a causas internas o externas. El odontopediatra es el profesional que debe valorar el origen de las coloraciones y su tratamiento.



Las manchas en los dientes de bebés y niños pequeños suelen causar mucha intranquilidad entre los padres. Los dientes de leche son originalmente de un color blanco-azulado. Sin embargo, existen diferentes factores que pueden afectar a su coloración y hacer que aparezcan manchas en la superficie dental o cambiar por completo la tonalidad de los dientes.


En algunos casos, la aparición de manchas en los dientes en niños se puede prevenir, mientras que en otros se debe a alguna patología, lesión o un efecto adverso de algún fármaco.

El tratamiento de las manchas en los dientes de leche dependerá del tipo de coloración, su localización (si afecta a un solo diente o a toda la dentadura), la afectación a nivel de salud y estética.


Tipos de manchas en los dientes de leche


Las manchas en los dientes de bebés y niños pequeños pueden adquirir diferentes tonalidades. Desde la aparición de manchas blancas en dientes de leche, hasta coloraciones amarillas, marrones, grisáceas y negras.

Aunque se trata de casos poco frecuentes, también pueden observarse manchas verdes en niños y de color rojo debido a ciertas patologías.

  • Lesiones del diente. Una fractura o un golpe fuerte en el diente puede provocar cambios en la coloración de la pieza afectada. Estas pueden adquirir una tonalidad rosada, amarillenta, marrón grisáceo o incluso negra. La causa de este cambio de coloración se debe, generalmente, a una hemorragia en el interior del diente o, en los casos más graves, una necrosis pulpar, la muerte total o parcial del nervio. No hay que esperar a observar un cambio en la coloración de los dientes para acudir al odontopediatra. Ante un traumatismo o golpe fuerte en la boca, hay que valorar la gravedad de la lesión. El objetivo es la preservación del diente de leche, siempre que sea posible, y prevenir procesos infecciosos.

  • Caries. Las manchas blancas en los dientes de leche pueden ser un síntoma de caries infantil incipiente. Por este motivo, hay que acudir al odontopediatra en el momento en que se observe cualquier mancha blanca en los dientes del bebé o el niño. Estas caries suelen manifestarse como ligeras coloraciones, y localizadas en el área del diente más próxima a la zona de la encía. Sin embargo, si no se tratan y se dejan evolucionar, la caries puede progresar y las manchas se oscurecen y pueden adquirir un color marrón o negro. La presencia prolongada de carbohidratos en la boca son la principal causa de caries en bebés y niños de corta edad. Son conocidas como caries de la primera infancia porque suelen aparecer por malos hábitos como ofrecer líquidos muy azucarados en el biberón o dejar que los pequeños se duerman con él en la boca. En caso que de utilizar chupete, no se debe sumergir nunca en azúcar u otras sustancias azucaradas. Otra práctica desaconsejada es la de compartir cubiertos con los niños o probar la comida con sus cubiertos, ya que este hábito puede transmitir las bacterias que provocan caries. Al mismo tiempo, es fundamental seguir unos buenos hábitos de higiene bucodental. El tratamiento de las caries en bebés y niños debería ser precoz. Las caries no solo afectan a la estética, sino que pueden llegar a afectar a la dentina o al nervio, llegando a comprometer su estabilidad e incluso provocar la pérdida del diente.

  • Cálculo dental (sarro). Una higiene bucodental inadecuada en los primeros años de vida puede provocar la formación de placa bacteriana en la superficie dental y su mineralización en cálculo dental. Los dientes con sarro en niños se caracterizan por la presencia de unas manchas amarillas, o marrones en los casos más severos. Para eliminar el sarro en niños será necesario realizar una higiene bucodental profesional y para prevenir su aparición se debe mantener unos buenos hábitos de cepillado de los dientes.

  • Fluorosis. El flúor tiene un efecto beneficioso en la prevención de las caries. Sin embargo, si se ingiere en grandes cantidades y por un tiempo prolongado durante el periodo de formación de los dientes puede dañar el esmalte de los dientes. Es lo que se conoce como fluorisis dental. Esto sucede porque los niveles demasiado altos de fluoruros interfieren en el buen funcionamiento de las células que forman el esmalte, alterándolas e impidiendo que el esmalte madure normalmente. Esta condición suele desarrollarse generalmente desde el nacimiento hasta que se cumplen 6 u 8 años, coincidiendo con el periodo de formación de los dientes. La fluorosis suele manifestarse con la aparición de pequeñas manchas blancas o marrones en los dientes de los niños. En los casos más graves, se pueden observar dientes manchados con motas, estrías y un esmalte quebradizo.

  • Hipoplasia. En ocasiones, existe un déficit de mineralización del esmalte como consecuencia, pueden aparecer machas blancas o marrones en los dientes, grietas o grandes desgastes. La causa de la hipoplasia dental puede ser genética, por, por enfermedades infecciosas (rubeola, viruela, etc.), malnutrición o prematuridad al nacer, entre otras. La hipoplasia puede ir acompañada de sensibilidad dental y suele incrementar el riesgo de aparición de caries y enfermedades periodontales.

  • Fármacos. Al hablar de dientes manchados por medicamentos, el principal fármaco que suele provocar este efecto adverso es la tetraciclina. Las manchas de tetraciclina en los dientes suelen aparecer cuando la madre toma este antibiótico durante el embarazo o el periodo de lactancia. En ese sentido, los dientes pueden teñirse desde los seis meses de gestación hasta los doce años, por lo que puede afectar tanto a los dientes de leche como a los permanentes. Generalmente se trata de manchas amarillas, marrones o grises que pueden ir acompañadas de bandas o líneas. Los suplementos pediátricos con hierro también pueden manchar los dientes de los niños.

  • Incompatibilidad Rh. Cuando la madre y el bebé tienen diferentes tipos sanguíneos, la bilirrubina se deposita en los dientes primarios en desarrollo, los cuales adquieren una tonalidad verde o marrón café. Se trata de una condición temporal, ya que solo afecta a los dientes de leche.

  • Enfermedades del hígado. Patologías como la atresia biliar pueden provocar manchas verdes o amarillas en los dientes de leche, mientras que la hepatitis neonatal puede ocasionar una coloración amarillenta o marrón.

  • Porfiria congénita. Esta enfermedad puede causar la presencia de del marrón rosado al malva como consecuencia de la deposición de porfirina durante su desarrollo.

Aunque los dientes de leches sean temporales, la aparición de manchas o cambios en la dentadura no deben obviarse.

Los dientes primarios, además de permitir la masticación, permiten un desarrollo armónico de los maxilares, mantienen espacios para los dientes permanentes y permiten un adecuado desarrollo del lenguaje y la estética dental.

Algunas de las causas que provocan manchas en los dientes de los bebés y niños pueden causar dolor, implicar la pérdida de piezas dentales o derivar en complicaciones infecciosas.



En Diagno Odont contamos con los mejores profesionales en Odontopediatría, no esperes más y haz . que tu pequeña o pequeño crezca con una dentadura sana.


Solicita hoy su evaluación dental inicial sin costo aquí o bien llamando al 600 450 9000.

Sucursales en Antofagasta

Capitán Carlos Condell 1973 tercer piso

Espacio Abaroa, Oficina Petronila 195 segundo piso





12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Diagno Salud