Día Internacional de la Madre Tierra... Una instancia de reflexión.

Un poco de historia... A través de la resolución 64/196 del 21 de diciembre de 2009, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) determinó que cada 22 de abril se celebraría el Día Internacional de la Madre Tierra, más conocido como el Día de la Tierra.



¿Cómo nació el Día de la Tierra?

La resolución 64/196 de la ONU tiene un claro promotor: el exsenador estadounidense Gaylord A. Nelson, reconocido por su defensa del medio ambiente y por su activismo a favor del planeta durante la década de 1960. En el libro Más allá del Día de la Tierra: Cumpliendo la Promesa (Wisconsin Press, 2002), de Susan Campbell y Paul Wozniak, Nelson es descrito como el padre fundador del movimiento ambientalista moderno y creador de una de las campañas de concientización pública más exitosas e influyentes emprendidas en nombre de la administración mundial: el Día de la Tierra.


La importancia del hoy

La Tierra (nuestro planeta, nuestra casa) es un espacio natural único, donde conviven una infinidad de especies de todo tipo y encontramos una serie de recursos que nos sirven para satisfacer nuestras necesidades biológicas, económicas, sociales y culturales; y así desarrollar las condiciones actuales de vida, pero los seres humanos no hemos hecho un uso eficiente y consciente de estas bondades de nuestro planeta. Es por esto que actualmente, tenemos una serie de problemas ambientales como el calentamiento global, el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad, el deterioro de la capa de ozono, la contaminación de nuestros mares, entre muchos más; que han ido deteriorando las condiciones naturales de la Tierra.



CONCIENCIA

La Madre Tierra claramente nos pide conciencia y que actuemos. Los océanos se llenan de plásticos y se vuelven más ácidos. El calor extremo, los incendios forestales, las inundaciones y otros eventos climáticos han afectado a millones de personas. Aún al día de hoy nos enfrentamos al COVID -19, una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema.

El cambio climático, los cambios provocados por el hombre en la naturaleza, así como los crímenes que perturban la biodiversidad, como la deforestación, el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, están acelerar el ritmo de destrucción del planeta.


Los efectos del cambio climático son cada vez más visibles y las consecuencias que puedan tener en la salud continuarán empeorando a medida que dichos efectos se agraven. Dentro del panorama internacional, existen determinados países que están considerados de mayor riesgo a sufrir las consecuencias del calentamiento global. Estas circunstancias ponen en el punto de mira a cerca de 1.000 millones de niños, casi la mitad del total de 2.200 millones que hay en el mundo.

Este día de la Madre Tierra recordemos que los ecosistemas sustentan todas las formas de vida del planeta. De la salud de nuestros ecosistemas depende directamente la salud de nuestro mundo y sus habitantes, ustedes y nosotros. Restaurar aquellos que están dañados ayudará a acabar con la pobreza, a combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva. Pero sólo lo conseguiremos si todo el mundo pone de su parte. Es hoy cuando debemos tomar conciencia para que nuestras próximas generaciones puedan vivir en armonía con la naturaleza y la tierra.





20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Diagno Salud